domingo, 13 de agosto de 2017

Par de conclusiones

Después de tanto tiempo, recién viene a caer en la cuenta de su intuición y disconformidad.

Siempre vive en torno a tantos "me gustaría", "quisiera" (es divertido, de hecho, si se diera por contar cuantas veces han aparecido en sus diarios esas palabras, sería una cantidad considerable), que cuando realiza una unión de la intuición y ese desacuerdo con lo que sucede, surge la visión del futuro: Soledad.

En realidad la disconformidad le ha sonado toda la vida y es una tristeza que no para de arrastrar. Añorar el "todo o nada". No puede faltar una pieza para que el cuadro se vea hermoso, entregando un mensaje en plenitud.

Y la intuición. No lograba verla por inseguridad. Ahora, más pausada, siente la revelación frente a sí. El tema es que no se le ocurre nada a afrontar con dicha información.

Fingir, tal vez, para no perder el presente. Ó ¿Cambiarlo todo? ¿Escapar a otra ciudad donde no existan las definiciones incómodas? Suena bien. Un paisaje que le calma las ideas. Tiene que ir.

Supongo yo, que la he leído por tantos años, que en la actualidad su problema es sin duda, el amor. O su contrario.


No hay comentarios: