sábado, 12 de noviembre de 2016

7 am

Hay gente
que pareciese tener una amarra invisible
pues al descubrirse ciertos espacios
los necesita ocupar todos
volver a tener 17 años
cuando ya vas para el doble

-en el intertanto-
 una mujer
despierta por la mañana y no le ve.

No quedará más que poner tu otra mejilla.
(Sin quejarse)



No hay comentarios: