sábado, 24 de septiembre de 2016

Repudio a las malas bromas

Agruparía las tallas (bromas) en dos grandes categorías:

1.- Las tallas a secas
Aquellas que divierten a más de uno y no afectan susceptibilidades.

2.- Las tallas imbéciles:
Aquellas que tienen por objeto  lastimar  a  otros, en especial a interlocutores directos. 

A las últimas, me opongo rotundamente. Aunque quede como  una  tipa cero divertida; grave, me da igual. Las faltas de respeto me quitan -en cualquier circunstancia- la sonrisa.

No hay comentarios: