sábado, 2 de julio de 2016

Ninguna novedad

A veces
no puedo conmigo
y el insomnio envolvente
arrebata horas a mis menos días



*
Pudiese
ser
más
normal
de lo que creo
y anhelo la locura
para mover la cadera
hacia arcoiris y unicornios verdes

¿Y si termino metida a toda hora
imaginando lo tremendo del nuevo día,
asustada con la propia sombra?
No.
Eso es lo cotidiano.
Ni un llobri.


No hay comentarios: