sábado, 24 de octubre de 2015

Y, sí.

Y sí.

Sufro de celos
de esa mancha negra
que se posa sobre nosotros

...de pronto
miro hacia tu frente
y te has ido.

Tu calor,
partió hacia el inanimado mundo
de los oníricos mensajes
donde hasta el momento
nunca vas a recogerme

y me quedo
mirando hacia la estación
en una espera
de ojos
y palabras.
Invisible
a los desconocidos.

Sin embargo,
los demás
me importan un carajo;

Tú, en cambio,
eres la vida y el anhelo de vivirla.
La fuerza y el deseo
que vuelven
pequeño e inexacto
este cuerpo mío
para contener tales formas.


Mi amor
Y mi pasión
deben estarse quietas
un par de horas

...para arremeter en el nuevo día

No hay comentarios: