jueves, 2 de julio de 2015

Miedo

No hay que negarse a la reestructuración, lo sé.

Sólo
es que cada nuevo pinchazo a un sueño que se rompe
va provocando desazón
y miedo al desencuentro.

No hay comentarios: