sábado, 14 de junio de 2014

En el mundial de Alemania Federal, 1974

Me quedó dando vueltas esta imagen que encontré en el sitio "Sala de Historia". Esto comentan:

"40 años de otro Chile - Australia. Iniciado el segundo tiempo un grupo de 11 jóvenes, representantes de un colectivo llamado Comité por Chile, invadieron la cancha del Olímpico de Berlín. Ahí desplegaron una bandera nacional con la leyenda “Chile socialista”.
En ese momento irrumpe la policía local y reprime duramente al grupo. “Nos sorprendió cómo los policías golpearon a los que entraron, vimos con Elías y el Polo Vallejos a dos o tres a los que les rompieron la nariz. Los agarraron a palos y eso no salió en ninguna parte”, relata Guillermo Páez, volante de aquella selección.

Después del incidente, el encuentro se reanudó. Chile y Australia empataron a cero (22 de junio de 1974)."

El tema es que, aunque probablemente esa situación haya quedado relegada al olvido, pienso en lo tremendo que fue para esas personas el ir a aquel estadio a mostrarse al poco mundo que podría verlos, -siendo de seguro exiliados- en la mismísima Alemania Feferal, es decir, la fundada por EEUU, Francia e Inglaterra y por ende, la No socialista (la perteneciente a la URSS correspondía a la Alemania Democrática, al Oriente)...

No quisiera dejar atrás ese mensaje histórico, que se encontraba lejano en ese entonces -por distancia y apaleamiento- e inconsecuente y solitario en la actualidad. Eso de la viejecilla de la canción de la Redolés "cuando llegará el socialismo" se viene a mis oídos, como anillo al dedo.

______________________________
Ojalá volviésemos a nacer en principios y valores universales para querernos y respetarnos entre todos/as...De hecho, el amor (no como el concepto manoseado, posesivo -egoísta- y descuidado que conocemos y vivimos) como punto de partida para el aprendizaje y la comunicación, nos permitiría hacer algo mejor de la Era que conocemos (Pobres de los siguientes planetas que sean habitados por gente como nosotros).

*
Ya estoy elucubrando, sin lugar a dudas.

No hay comentarios: