miércoles, 12 de marzo de 2014

¿Y dices que estoy "igual"?

No.

Muero más rápido que antes.

1 comentario:

Javier Larrain dijo...

Muerto...

Y en su lugar, posado,
mi ataúd se abrió como riendo,
adentro estaba el día que nací
y un busto de Vallejo;
bajo el teléfono de mi madre
había un sol,
de esos que hacen los niños.

Y los fieles amigos estaban allí,
y los viejos amores estaban allí,
y mis abuelos muertos estaban allí,
y mis botas de tela estaban allí.