martes, 14 de enero de 2014

Recuerdos

Me impresiona la frescura con que se puede retomar un recuerdo. Um. Quizás frescura no es la palabra. El colorido -ó movimiento-, quizás resulte más apropiado. 

*

Es increíble el como las imágenes de otros pueden venir y retratarse en nosotros para sentir esos días, a aquellas personas; a soñar con qué hubiese sido de ellos de haber tomado otro camino o simplemente el haber sido parte del recuerdo ajeno haciendo algo tan simple como pedir una dirección, preguntar la hora, etc; tal vez aparecer con algo enigmático para el interlocutor, que sea capaz de modificar por completo una historia. Se bien que ese maquiavelismo no me sentaría cómodo en la vida real, es decir, actuando a sabiendas de lo que escribirá para sí, una persona.

Con respecto a personajes de libros, varias veces quise hacer eso, participar (en distintos niveles) de una historia. En las vidas de la gente, no, creo que no se me había ocurrido. Bueno, una vez. Para salvar una vida, cuando era pequeña.


No hay comentarios: