viernes, 10 de enero de 2014

Primavera con una esquina rota - Mario Benedetti

Hace un tiempo que no me daba la oportunidad de leer a Mario. Me salvaba eso sí, con con el audio libro que acompañaba mis viajes cotidianos colándose en el aleatorio de la música en el reproductor. Gracias a tu comentario Javier L., me di a la tarea de encontrar un libro de Benedetti que afortunadamente aún no leía y acompañará en mi próxima escapada a la costa.

Adjunto el Link que espero te interese (supongo que preguntabas respecto a esta modalidad. En cuanto a librerías soy bien ignorante -prefiero el mundo del persa y sus "colas" colmadas de artefactos y objetos maravillosos). 

Saludos.

http://www.infocentro.gob.ve/_galeria/archivo/2/documento_694_Benedetti-Mario-Primavera-Con-Una-Esquina-Rota.pdf

4 comentarios:

Javier Larrain dijo...

Comentario I

Estimada “virtual”:
Mil y una gracias por el libro Primavera con una esquina rota de Benedetti. La verdad es que buscaba cualquier formato porque deseaba compartirlo con amistades pues guardo un lindo recuerdo de personajes como Rafael o la pequeña Beatriz. No sé… me gusta más la prosa que la poesía del uruguayo.
Te confieso -y disculpa que me extienda- que lo leí en primer año de la universidad porque hice amistad con un compañero que era hijo de suplementeros, su madre desde tiempos inmemoriales tenía un kiosko y él le ayudaba a vender los diarios, entonces Alex -mi amigo- que era un chico brillante se había leído todos los libros que vienen con los diarios entre los cuales estaba Primavera con una esquina rota, en una edición bastante ordinariota y poco amiga al lector, letra chica, márgenes estrechos, papel oscurso, mal empaste y probablemente acomodado para la impresión en 128 páginas.
Mi compañero me regaló el libro y de ahí me cultivó con los “clásicos” que había leído, pues lamentablemente en mi vida escolar fuera de La vida es sueño de Calderón de la Baraca, Niebla de Unamuno y algo de Cortázar (demasiado poco), me torturaron sistemáticamente con Fuguet (discúlpame si te gusta). Pero no es hasta la “U” -y con mi compa- donde descubro a Rulfo, Cortázar, Benedetti, Faulkner, Withman, Kafka y todo un ejército de rusos donde Dostoievski era y sigue siendo el amo y señor.

Javier Larrain dijo...

Comentario II (o segunda parte)

Con Primavera con una esquina rota quedé perplejo durante varios días, eso fue hace unos diez años, y es probable que tal vez haya estado pasando por algún problema personal y me encontrara más vulnerable porque pocos libros me han dejado en un estado similar. Sólo con Crimen y castigo de Dostoievsky me sucedió lo mismo, dejé de ir a la universidad, me encerré en mi cuarto y durante semanas todo era Raskolnikov, pero entonces ya era más grande y el estremecimiento era consciente y tenía que ver con el mundo descrito por el ruso, las penas de Marmáledov, su hija Polia cantando en la calle, la nobleza de la prostituta Sonia, la miseria humana de la usurera que ahorita no recuerdo su nombre, la lealtad de Razumijin, etcétera.
En fin, Primavera con una esquina rota me hace remontar a etapas hermosas de mi vida a si que muchas gracias, de veras. Y mil y una disculpas -también- por alargarme tanto y “copar” tu zona de comentarios. He incluido tu blog en la zona de “marcadores” porque de veras me alegraron tus publicaciones.

JLP

Pd.: Me sorprendió eso de los audio libros. Sólo tengo el de Crimen y castigo producido por Vargas Llosa, pero la verdad no me gustó para nada, meter todo en cuarenta minutos es imposible, tal vez una serie de radio teatro podría resultar mejor; en todo caso ni el radio teatro ni el cine superan el libro, ¿no? No hay como la Laura Avellaneda que guardo en mi mente -la que a mí me gusta- y rechazo a recordarla con el rostro de la actriz que sale en la película La tregua que sé que existe pero no quiero ver.

Literalia dijo...

He comenzado con la lectura de "Primavera con una esquina rota"...De momento, no tengo palabras, así como no las tuve cuando leí la franqueza de tus recuerdos.

Muchas gracias a ti por escribir.

*
No es necesario que veas la película de "La tregua". Laura es y será la mujer más encantadora, sensible, inteligente y tierna con la que me he "encontrado"...

**
De audio libros, tengo algunos de poemas, pero mis favoritos son:

"El amor, las mujeres y la vida de Mario Benedetti" y "Voz viva de América Latina" de Julio Cortázar. En ambos casos, me encanta escuchar sus voces, que te puedo decir.

***
Saludos.

Paola.

Literalia dijo...

Acabo de concluir "Primavera con una esquina rota". Aquí estoy con un desaliento adherido.