miércoles, 15 de enero de 2014

Pero, dígame

A ver... pero, dígame: ¿de qué va a servir que yo lo sepa?

Y no.

No me diga que esto no debe ser visto por la utilidad, a estas alturas. O a estas raíces, mejor aun.

Prefiero evitarme seguir escuchando. Prefiero seguir evitando. Hasta que me seque y ya no importe.

Salúdeme –mentalmente, claro- a los conocidos.

______________________________________
Probablemente, ya nadie más me recuerde.
Haga usted lo mismo.

No hay comentarios: