miércoles, 15 de enero de 2014

Con delirio de persecución...(aunque el emisor es curioso)

¿Quién eres y por qué me observas?

5 comentarios:

Javier Larrain dijo...

Refugiada/Desadaptada:

Antes que todo, me alegra que te haya gustado el libro que te pedí y conseguiste pues entiendo que ese “dejo boquieabierto” es de grata impresión.
Quisiera comentarte unas cosas que me quedaron rondando con lo que escribiste.
Sobre “Recuerdos”. Siempre me ha parecido curioso ejercitar mi memoria por medio de recuerdos, sobre todo porque pienso que el pasado está blindado por el tiempo, nada puedo hacer o deshacer o poco y nada sirve que me “retracte” de tal o cual hecho, no soy cristiano, y no creo recurrir al pasado con otro motivo que la observación de lo que fue y no podrá ser. De hecho a veces me jode más el presente, ahí sí coincido con tus apreciaciones, a veces me pregunto si con el tiempo irán muriendo pedacito de mí y cuánto me alejo de seres queridos a consecuencia de lo que hago o dejo de hacer. Hay una canción por ahí en que un trovador se pregunta: “Cuántos seres han cruzados por mi cuerpo, como flechas. Cuántos seres han entrado por mis ojos y se han ido por mi olvido. Cuántos son los que quedaron en la casa roja de mi corazón… Por quién soy yo traicionado cada día, una herida y otra herida. A quién voy traicionando si desarmo mi conciencia de su cargo… Es que acaso habré quedado en la casa roja de algún corazón.”
Sobre “Pero dígame”. Hay un son escondido ahí. Me recuerda a uno donde un trovador insiste en que le canten (ahí hay una diferencia con el Pero dígame, que se opone a que le digan…): “Cánteme quien tenga saco donde no exista sitio al miedo vano. Cánteme aunque no sea del todo sano, pero canción al fin y no un atraco.”
Sobre “En off”. Retomas algo que implícitamente expones antes, la pérdida de algo. Disculpa si esta catarata de recuerdos te incomodan en demasía, pues al parecer tuviste la perdida cercana de un niño… nada puedo decirte al respecto. Sólo que la certidumbre de la verdad, la belleza, la esperanza debe ser la bandera a empuñar, sobre todo en un país -como diría Cortazar- donde hacen falta más cronopios y menos famas.
Sobre “Delirio de persecución”. Si dirigiste a mí esas preguntas. No es más que lo que te había dicho. Llegué por el disco que buscaba a tu sitio y leí un par de cosas de tu portal que me parecieron interesantes, cuesta mucho hoy -al menos a mí cuesta- conocer una persona con la cuál compartir un libro, una canción o una poesía, como te señalé anteriormente, nuestro paísito parece cubierto por una enorme carpa de circo donde a su manera cada cual sueña con ser -tarde o temprano- un o una fama.

JLP

Pd. 1: Cuando hablabas de audio libro pensé que te referías a la colección de Vargas Llosa sobre clásicos de la literatura, pues los que señalas obviamente son inapreciable. En youtube hay un programa español de fines de los 70’s que me parece que se llama “A fondo”, cuando uno ve y escucha a Cortázar o Rulfo es sencillamente fabuloso. Durante años he soñado con encontrar una cinta de audio y oír la voz de un joven poeta peruano llamado Javier Heraud o del audaz joven escritor cubano Pablo de la Torriente Brau; por lo que he leído de relatos hechos por sus familiares en ambos casos no hay registros.
Pd. 2: Lamento te hayas perseguido con mis comentarios que si hago público es porque esa es la dinámica del blog y nada más. Una vez más, lo siento porque no era mi intención invadir tu espacio. Cambio y fuera.

Literalia dijo...

Voy de atrás hacia adelante:

Javier, no iba para ti el "delirio de persecusión". La idea de ciertos escritos como sabes, es afectar al lector y siempre hago el ejercicio de leerme en tercera persona para ver si eso pasa. Es decir, me gusta tener cierta comunicación conmigo, contarme cosas -mal y todo, pero como las relaciono con cosas que escucho, veo o tengo guardadas por ahí- y alegrarme, dolerme o darme apoyo. Se que se lee super egoísta, pero como ves, este parte como un espacio tipo escondite donde me refugio. Que vengas a esta casa virtual me produce una gran alegría. En ningún caso es para pedirte una explicación o algo así. Ni lo había pensado. Lamento mucho que te diera esa impresión. Al menos, te remeció una desconocida, aunque sea para incomodarte (broma).

En cuánto a "recuerdos", debo decir que generalmente me daba a la tarea de soñar, en general aun no pierdo eso y me imagino cambiando ciertas cosas. Pero, tiene un matiz casi infantil.

Mi gran pérdida es la de un hombre (padre). Por el tipo de persona que fue y los años en que no existe corpóreamente es obvio que de repente aparece en mi de muchas maneras distintas, así como también aquellas cosas que he vivido.

*
Pues, me has dado nueva tarea: Voy a buscar aquellas líneas y escuchar la música...

Saludos.,

Literalia dijo...

p.d.: Otro hecho positivo: Las apreciaciones varían -no siendo reflejos directos- según quien las lee.

Literalia dijo...

Y sí. terminé de leer Primavera con una esquina rota, en un estado casi de indefensa necesidad de consuelo.

Literalia dijo...

Pensé que el "cuántos quiénes" no lo conocía, pero es del disco "Esdrújulo" de Viglietti...Hace un rato ya que no le escuchaba. Y cuánto me gusta... Gracias...

El Cántenme, me sonaba...Cuando fui a la melodía, recordé.