sábado, 11 de mayo de 2013

Siempre, siempre.

Quédate con tu vida grotesca y gore. Y vacía. Quédate con todas las cosas que te gustan -y que predominaban- más que yo. Y no me busques cuando estés aburrido o se te ha ocurrido querer a alguien (o deseas una "aventura". Clásico). Para eso, el mundo está colmado de las mujeres de tu tipo e interés. Y yo, no soy una de aquellas. El insano fuiste tú, aunque siempre te quejaste de las féminas.

Para colmo, mirándome los senos descaradamente. Que despedida. Bueno, así eres tú. Siempre fuiste así. Y siempre lo serás. 

Merezco más respeto y amor. 

No hay comentarios: