martes, 7 de mayo de 2013

No quiero, ¡no!

Me tocó no ver...
Y escribo "me tocó" 
porque yo sí quiero ver como antes 
y no lo logro.* 

El tiempo 
no ha pasado tantas catástrofes en mis recuerdos 
para esta ceguera.

Es como si de pronto, 
se confabulasen los castigos divinos 
para quitarme todo aquello que pudo destrabar el rostro 
y reaparecer genuinas sonrisas, 
no exacerbadas por la verde aromática.

No me quiero marchitar tan luego. 

No quiero perder 
los -otros- sentidos 
que tenía por dentro.

---

* Dialogando (¿?): "...Así que mejor echarle la culpa a alguien o algo, ¿no?" - Cállate, cerebro inepto.

1 comentario:

Francisca Montes Ch. dijo...

Son fascinantes los diálogos internos.
Porque si bien escribes "me tocó ver" (una imposición), lo contrapones al final con "mejor echarle la culpa a alguien", asumiendo de esa manera, que tienes gran incidencia en lo que hoy te sucede.
Interesante....
(Sorry por el desglose seudo- estructural, estoy súper alucinada con mis clases de Análisis de texto xD)
Saludos !