jueves, 21 de febrero de 2013

Véte, te lo imploro.

Recorro el libro y ahí estás.
No puedo ahogar tanta tristeza.

No hay comentarios: