sábado, 19 de enero de 2013

No todo lo que brilla es oro.

11 pm. Jueves.

Y ahí estaba. Aun esperando su llegada sentada en el pisapiés de bienvenida, desde hacía un par de días (realmente eran 2 y él le había dicho al momento de salir que quizás se encontraría un tanto incomunicado y que podría tardar). Supuestamente se había aplazado primero, mas luego, nada. Ningún llamado. ¡Nada! Era desesperante imaginarlo, trabajando en otra región y "no sé, le pudo caer alguna maquinaria encima o, el bus colisionó...", pensaba. 

Siempre lo mismo con ella. Desde pequeña, cuando su madre tardaba de llegar del trabajo, miraba desesperadamente por la ventana, deseando verle o quién sabe, de repente, el que apareciese alguien con la noticia fatal. Y comenzaban los temblores y aquel dolor abdominal tan fuerte -iniciando con palpitaciones en el sector del ombligo y el estómago se apretaba-. Cuando la mujer aparecía, ella corría disimulando el temor y sonriendo, mostrando todos los dientes. Y cuando su hermano tardó cierta vez en regresar del colegio, lo mismo...Prometió regalar sus juguetes al Hogar de Cristo si él volvía sano y salvo, cuando pasadas bastantes horas de la que se pensaba en su llegada, el chico, de unos 12 años, aparece contentísimo contando que se quedó jugando con los compañeros, en el parque tras el establecimiento -cuando se iban a dejar los juguetes, la chica fue al baño a mojarse la cara y su hermano escondió dos de sus peluches favoritos, para que "no se fuera todo" según le contó luego, al entregárselos-.

Y ahora, toda una mujer, temiendo como en aquellos días de pequeña... El dolor...

"Ya, es mejor ir a la cama. Aquí, poniendo cuadrado mi trasero no consigo nada. Pero, que nadie sepa...¡Por Dios! No quiero pensar más."

*
Para colmo, de vacaciones. Sin mucho que hacer. Sólo en espera del viaje que harían juntos y bueno, las salidas con las amigas y un par de exposiciones y cine...Es una mujer hogareña y le encanta la quietud que se respira en casa.

Se recuesta y comienza a pensar en lo pronto que surgió el cariño y lo rápido que se fueron a vivir juntos. "De eso, hace casi 2 años". Y tuvo paciencia, él no lograba creer en la gente, pero con ella las cosas fueron diferentes -supone-, tampoco hablaban tanto. En el tiempo productivo común, cada cual siempre en sus diversas actividades y viajes; los reencuentros eran maravillosos, las salidas y las charlas superficiales y claro, el amor... No había tiempo para compartir tantos gustos comunes. Casi siempre iban a comer y a beber por ahí. Sus intereses no eran símiles en realidad, mas intentaban ajustarse y divertirse.

**
Viernes, 02 pm. 

Al final, luego de quedarse desvelada, se durmió tardísimo. O bien, temprano. Al despertar, le dio por jugar por facebook a aquellos de trivia que le encantan (recién hoy le habían entregado el computador, luego de formatearlo) y de pronto, quiso saber si él podría haberse actualizado en alguna foto, para saber al menos que se encontraba bien. Nada. De repente, mientras iba en lo mejor de la batalla de trivias aparece "etiquetada" en una foto...La abre y lo obvio: él con otra mujer. Una muchacha de unos 27 años. Él mordiéndole la oreja y ambos riendo, con otras personas cerca. Era algo así como una fiesta. Otra foto: ambos con los ojos cerrados, con los rostros en una misma dirección. Otra más, que al parecer era la continuación de aquella: abrazados, entre almohadas Tenía un comentario: "Con mi monito en Puerto Montt. Te adoro". Muchos "me gusta". Álbum: "Vacaciones 2013".

04 pm.

De repente, comenzó a sudar y a temblar, pero de rabia. Era evidente. Estaba claro que la historia conduciría a una mentira. Ella, que tanto insistió en que se dijesen siempre la verdad. Es más: tanto le quería que le había dicho que si otra chica le llegaba a interesar, podrían terminar por la paz y quizás, regresar en el futuro. Pero, le mintió. Y eso, le es intolerable.

Tomó sus cosas, fue donde el dueño del departamento que arrendaban y le entregó las llaves, luego de explicarle que tenía que realizar un viaje imprevisto. No crean. No iba a buscarlo como si fuera un niñito, de las orejas. Partió solo con maletas y dejó todo aquello que pudiera representar un recuerdo suyo. "Lo material da lo mismo. Siempre puedo volver a comenzar. ¡Qué se vaya a la misma -o con la misma de la foto u otra, da igual- Puta!"  Agradeció al cielo que no tuviesen hijos en común y partió donde la amiga que la alojaría mientras encontraba un sitio nuevo.

**

2 Meses después: 11 am.

Alguien toca...Aun se desmodorra, recién despertaba. En la puerta, su ex. Le cerró la puerta en la cara, mientras el tipo gritaba frases de perdón y múltiples explicaciones. El problema es que encontró su casa (¡Tenía que dar conmigo, por la cresta!). Ante el clásico "Ándate, no me interesa hablar contigo. ¡Voy a llamar a los pacos!", pensó calmarle, pero no. Ahora quería hablar. "A la mierda con él. Qué se pudra. ¡Púdrete, maricón cul#$!" 

La llegada de carabineros apaciguó las cosas. Solicitó orden de alejamiento en el juzgado cercano y al parecer, ya no la molestaría. Aun le dolía, pero en realidad, sentía rabia, por haber sido burlada como  todas. Ella, la que confiaba y creía. La que permitía que aquellos pocos que se le acercaran, le conocieran bien. "Fui vulnerable, pero ya pasó. Cuánto lloré a ese idiota. Creí todo y solo me sirvió esto para entender de verdad que no todo lo que brilla es oro. Y yo que le decía frases ridículas del principito, por sus cabellos rubios. Color Oro. También lo odio".

No hay comentarios: