domingo, 6 de noviembre de 2011

A los Peña.

Hoy, participé de la despedida del tío Roberto. La verdad es que, cuando me enteré, la mente se me llenó de recuerdos de infancia, de cuando sentía que era parte de una familia grande, llena de gente buena, cariñosa, directa y divertida...Mi familia, pequeña y compacta, formada por mi madre y hermanos, se vio inmersa en la vida de los Peña, que nos integraron siempre....En la casa del Rodrigo se reunía toda la familia y era lo máximo. Las distintas edades se dividían, el tío Claudio recitando poemas y nosotros, hablando de duendes alrededor del fuego...Mi mamá, amiga de la tía Mónica de toda la vida y yo, continué algunos años esa misma senda, con su hija y luego su primo... Cuando los dejé de ver y pasó tanto tiempo, admito que siempre he pensado en ellos con afecto y algo de melancolía... Al ser incapaz de volver, traté de olvidar y continuar en la vida desadaptada de siempre.


Hoy, ví a los primos, tíos y tías y aunque no logré articular palabras de agradecimiento y la importancia que tuvieron en mí, sí dedico este post a esa familia que hoy a perdido a una gran persona...


Espero lograr algún día aquella inclusión tan notable.

1 comentario:

dARKBAKURETSU! dijo...

Casi, casi me sacaste una lagrimita. La melancolía de tiempos simples esta en todos nosotros, más en estos tiempos de tristeza.