martes, 12 de julio de 2011



Admito, que me gusta ser la única en este micro universo que puede caminar tranquila, sin importarle si Chile gana o pierde con un hermano... Llego a casa y se mantiene la sintonía...Suena una guitarra, rica comida y abrazos que dejan el frío fuera. Badú, mi pequeño Hámster, comienza a desplazarse exigiendo jugar con nosotros. No tengo que dormirme tan tarde como anoche, pues la prueba se cambia para la próxima semana. La toma y los paros nos tienen algo retrasadas, pero, tener o no vacaciones, no es el principal problema.





(Foto tomada en Arcis...No vaya a ser que en otra toma se pierda todo...)


2 comentarios:

David C. dijo...

Lo importante disfrutar este momento. Saludos.

dARKBAKURETSU! dijo...

mequedo con el comentario anterior, hay que disfrutar esos momentos. Son simples, pero pucha que a veces nos hacen falta!

Y créeme no eres la única que no se interesa si Chile gana o no...con respecto a lo de hermanos...mmm antes lo pensaba...pero ni nosotros (los chilenos en general) ni ellos (los peruanos) lo pensamos así...yo no veo la hermandad que quería Bolívar... son otros tiempos.