viernes, 18 de diciembre de 2009

De pie
oteando
en medio de todo el horror,
dilapidaciones varias,
mentira
desolación.
De pie por tí.

Te inscribiste en mis fibras,
me tomaste poco apoco
y resististe cada batalla.
Ahora observo
y cuatro ojos se convierten
en cíclope, fundido y embalado.

Nos odiaron, engañaron en la cara y tras ella.
Me hicieron llorar, lloraste,
mandamos todo a la mierda,
pero en la escapada no tuvimos
donde escondernos juntos.
Ahí, buscándonos en una tierra cualquiera
donde alcanzara nuestro límite material
-ó el cansancio de las caminatas ,
de las visitas ó el calentamiento global-,
debimos resistir jugando a que la vida sigue
para bajarle el volumen.
**

A la maldita potranca le dieron sitio.
Mi decepción y tristeza a veces cambia de rostro...
Nunca me había reído tanto.
Nunca había emprendido hasta el final
debates cualquiera con una comunicación tan clara.
Esto y una cantidad de ítems que no caben
en ningún espacio más que en una fundición o donde sea si estás
sólo podría ocurrir contigo,
a mil ampolleteado.
******
Sí, sí se que no tengo que buscarle las patas al caracol para arrancarme tan lento y fingido.
Tengo clara que la única separación inexistente es la que lleva de bandera dos nombres que no me gustan.

No hay comentarios: