sábado, 29 de noviembre de 2008

Se perpetuó la noche sin la ayuda de la especie.

¿Y qué pasará con el día?

En aquel desprendimiento,

perforamos el alarido...

Cristalizado luego

entre luz tenue y siluetas.

No hay comentarios: