martes, 14 de octubre de 2008

Jodido


Ella y sus malos días.


Le dije que para distraerla un rato, la llevaría a algún lugar donde pudiera divertirse y relajarse. Aceptó, aunque claro, me hizo la advertencia inútil de que no tenía que aprovecharme de la situación, porque a pesar de las cosas que habíamos vivido acordamos una amistad; sé que no me quiere más que de ese modo, pero la carne es débil, más débil que el efecto de la carne en la mente "que olvidaría pronto".


Comencé a circular por la ciudad y notando que no tenía ganas de una actividad muy movida, opté por consultar con mi mirada más inocente, que ya que no podía llevarla a mi casa, pues había mucha gente y ella no deseaba compartir, podíamos ir a un motel. Era una alternativa viable, podíamos beber tranquilamente, escuchar música y charlar, sin inconvenientes. En variadas ocasiones, hemos dormido juntos, sin que haya ocurrido nada pues somos amigos, así que ésta propuesta no era nada novedosa, excepto por el sitio. Mirando por la ventanilla, dijo que sí.


Compramos las cosas y llegamos. El lugar ya me era familiar y ella me interrogó por unos instantes respecto a mis compañías anteriores y si disfruté de lo que me gasté en esas salidas. Sabía que no quería hablar de mí, sino desahogarse por un rato. Le preparé un trago y me dediqué a escucharla. Y a servirle más copas, mientras me imaginaba como sería servírmela. Andaba con la polera que lleva el pequeño escote, donde con un poco de esfuerzo, conseguiría sacar con mi boca la punta de sus pechos y tocarla como se me diera la gana. Y ella seguía. Hablando y bebiendo. Cuando comenzó a reírse por todo decidí libremente variar la música y la noté muy animada. Sus ojos se enrojecían y parpadeaba lentamente. Me encantaba verla así. Fantástica y divertida. De pronto, sentado frente a ella como estaba le acaricié una pierna, lento, pero con firmeza. Ella iba a poner cara de reproche, pero no le di tiempo. De la pierna pasé al brazo y posteriormente a eso, la apreté a mí e intenté besarla, pero se negó. Movió el rostro hacia un lado. Comprendí su juego. Tenía tantos deseos de ella, que todo lo que me decía me enloquecía: me insultaba y la volteé. Ella me rehuía, me empujaba, mordía, gritaba que me detuviese, pero eso me elevaba más aun. En silencio la toqueteaba entera, la manoseaba, y sus súplicas sólo me hacían querer más y más terminar lo que había empezado. Le quité el pantalón con total brutalidad y quedó desprovista de la ropa interior también. Entré con todas mis ganas, mientras le tomaba la cara y le metía la lengua en la boca. Se movía para zafarse y me ponía más y más duro. Le dije que no dejaría de metérselo, que me tenía hirviendo y que sabía que le gustaba como se lo hacía aunque dijera que no. Se mojaba y, mientras le apretaba los senos endurecidos y parados, abrió la boca y emitió un exquisito gemido de placer que me hizo terminar de una forma que había olvidado.


Dos segundos después de eso, fue al baño tambaleándose, se ordenó el pelo enmarañado, se vistió y acostó sin decir palabra. Me dormí rápidamente.


Al día siguiente, me saludó con un beso en la mejilla, intenté acercarme y me miró como si estuviera loco. De camino a su casa habló de cosas triviales a los cuales respondí divertido y, preferí dejarla así, sin mencionarle como me dolían los arañazos que me dejó, y la cantidad de moretones que compartimos. Se que en el fondo, ella lo quería tanto como yo, aunque jamás lo iba a reconocer.


Cuando se me perdió de vista y puse en marcha el auto, me di cuenta que me la hubiese raptado de por vida, pero jamás me atrevería y quedé jodido. Realmente jodido.

8 comentarios:

La_Lyri_K dijo...

La historia, nada tiene que ver con el amor. Por lo menos, en lo que respecta a ambas partes.

Un abrazo.

Salu2

Rodolfo Cares dijo...

Notable. creo que es una fantasia de muchos hombres.

un beso
FITO.

Silenciosa Oscuridad dijo...

=/


quede perpleja
que buena asimilacion de fantasia
de deseo desenfreno y locura
ja!
no se me habia ocurrido escribir algo asi
la llamaria
dulce locura
tu sabes porque
tqm.

La_Lyri_K dijo...

Para mí, "Jodido" está bien... jajaja...en todo sentido, jodido...jajaja

Tio Trapo dijo...

Yo lo llamaría "CAGADA DE LA CABEZA", jajajaja, pero me imagino y me gusta.
Inviten....

La_Lyri_K dijo...

ah...desgraciadamente los personajes son ficticios...jajajaja...

No po, como lo vamos a invitar..jajajajajaja..patu'o

p.d.: KGADA DEL MATE? Y si lo hubiera escrito un hombre, q sería???

La_Lyri_K dijo...

No me destruyan la fantasía...jaja.. Un latino descerebrado, no... prefiero al psicópata. Aunque, no es ni uno ni lo otro..

Rodolfo Cares dijo...

en mi opinión. la fantasía es eso. una fantasía. y creo que esta bien así.
y si es un sicópata no se sabrá por solo ser personajes ficticios, pero creo que debe tener algo de sicópata.
pero sin duda si es un instinto animal para hacerlo de esa manera. ya que sentir que tiene mas poder que su victima, debe ser extraordinario

un beso
FITO.