miércoles, 22 de octubre de 2008

Ingmar Bergman


Quisiera decir todo lo que me impactó respecto a Sonata de Otoño, película dirigida por este autor Sueco en 1978, pero en desmedro de tiempo y por la necesidad que tengo de que mi pésima memoria reciente me juegue alguna mala pasada, voy a dejar unas fotos de él y una portada de una de sus películas (El Séptimo Sello), además de un link con su biografia, para cuando pueda subir las opiniones y lo que descubrí luego de investigar más de él. Realmente no he podido dejar de pensar en su obra. Lástima que haya muerto el año pasado y recién ahora sepa que existió. Típico que me sucede eso de imaginarme ubicándolo y enfrascandome en alguna conversación (aunque hubiese sido virtual) de como llegó a pensar determinada forma y decirle que pienso yo.


En fin...






Saludos.



















7 comentarios:

La_Lyri_K dijo...

Ese día, fui sola a la Sala de cine de la Biblioteca Nacional. Tenía ganas de alguna actividad cultural y gratis. Me agrada eso de disfrutar el que que nadie entorpezca de ningún modo mi encuentro con el arte, pero también es cierto que cuando las creaciones son tan maravillosas, dan unas ganas tremendas de compartir aquello con alguien que mire con los mismos ojos de asombro de lo que uno lo hizo.

Todo estuvo bien organizado. La charla introductoria de aquella señora fue un buen inicio. Cuando me enfrenté al filme, créanme que no esperaba encontrarme con emociones tan intensas en lo que podría parecer algo tan normal como el encuentro de una hija y su madre, una pianista magnífica pero tremendamente ególatra. Siempre ríe y habla rápida e indefinidamente. La hija es retraída, pero de pensamientos profundos y melancólicos. Aquel fue un reencuentro luego de 7 años de separación y la madre se sorprende de ver también en casa de su hija, a la otra menor, que padece una enfermedad degenerativa que la tiene postrada y le impide el poder expresarse claramente. La madre siente repulsión de todo esto.

Hija y madre inician esta historia de forma cordial, pero es inevitable que aparezcan todos los odios que nunca se dijeron.

Cuando escuché parte de esto en boca de la interlocutora previamente, pensé que quizás me encontraría con una película algo "sentimental" (quizás en un sentido algo peyorativo...) de fines de los 70. Pero, mi enfoque distaba mucho de ser como me imaginaba. De hecho, lo que vi superó los límites de cualquier idea preconcebida respecto a esto.

Espectaculares actuaciones y la dirección magnífica. Escenas donde se trata de sacar de la pantalla cada emoción que desespera a los involucrados. Los primeros planos, magníficos. Muy contemporánea, a pesar de haber sido presentada hace ya 30 años.

Y la música. Obviamente no podía estar ausente. De partida, por la profesión de una de las protagonistas, aparecen los grandes de la música clásica (coincidentemente algunos de mis favoritos...no sería demasiado pedir?): Chopin y J.S.Bach.

Fuí absorbida por cada nota, cada palabra y cada mirada.

Si tienen algún tiempo y quieren ver cine no convencional, les recomiendo buscar esta cinta u otras de Irgman Bergman. Sinceramente, es maravilloso. Es más, buscando desesperadamente saber algo más de él, me encontré con algunos esbozos de extractos de conversaciones sacadas de sus cintas y estas dan a mostrar la necesidad de este hombre de internalizar los conceptos, de preguntarse mucho y de intentar descifrar al ser humano.

La_Lyri_K dijo...

Tema no relacionado:

Ayer llamé a Telefónica para realizar algunas consultas y después de hablar casi 10 minutos con el ejecutivo se cortó la comunicación. Volví a marcar, porque necesitaba más info y adivinen qué ¡Me contestó el mismo tipo! Primera vez en toda la life que me sucede...Si, es bobo y todo pero, cuando se llama a cualquier empresa donde atienden por call center hay gran cantidad de operadores y siempre contesta otro/a.

El ejecutivo se impresionó cuando, luego del saludo inicial corporativo, repetí su nombre y le dije que acababamos de hablar. Se rió disimuladamente y yo, algo más cómoda pues me daba lo mismo que la conversación sea grabada, mucho más estentórea.

Al finalizar me pregunta si me interesa confirmar algunos otros datos pues era bastante improbable que él volviese a recibir mi llamada. Le dije que no, muchas gracias y concluyó con la despedida: "gracias por llamar a tel..."

P.D.1.: Cuando pidió por segunda vez mi Rut para ingresar la solicitud, comencé con los primeros digitos y él continúa nombrándolos: "ve, ya me los aprendí" guajajajaa.

P.D.2: Comprobé también lo cierto que es que los hombres solo hacen bien una cosa a la vez. Como se demoraba digitando toda la información le hice una consulta y me solicitó esperar porque no quería traspapelarse con toda la info...

P.D.3: Se matricidia una prima, que me fue muy querida en la infancia. Me alegra pensar que, una de las dos, cumple a cabalidad los procesos educaciones y personales pretendidos a los 25. Le deseo mucha felicidad. Ella es una muy buena chica, de aquellos que realmente merecen ser felices.

Salu2.

La_Lyri_K dijo...

Tenía ganas de comentarlo (no leyó que escribí al inicio "tema NO relacionado"?? A que le suena eso, hijo de Alá?). Además, sirve para los individuos que no consideraron mi comentario acerca de tan magno Director opinen aquí...

Salu2

Rodolfo Cares dijo...

jajaja. osea dice que nosotros solo hacemos una cosa a la vez???. nop tambien comemos chicle. jajaja

naaaa. bueno. debo reconocer que las mujeres pueden mas que nosotros. pero igual nos necesitan como nosotros a ustedes.

un beso.
FITO.

Rodolfo Cares dijo...

y se me olvidaba. del tema original.

Estan buenas las fotos de Ingmar Bergman. no se mucho de su trabajo pero de fotos se un poco mas.

Un beso
FITO.

Felipe dijo...

Hola!

No me acuerdo como llegue a tu blog. Fue a travez de barios otros, pero me gusta la manera que tienes para escribir.

No he visto la pelicula y no conosco para nada al director de esta, pero me parese interesante.

Un saludo.

Desadaptada Social dijo...

Hola! pues ete agradezko la visita, y estaremos por aki. Interesante :o