sábado, 30 de agosto de 2008

Día de metro.

Me quedé estática en la estación.
Veo como la vida transcurre frente a mis ventanas y yo, tan ajena.
Muchas piernas y voces agitadas
risas, superficialidad.
Celulares sonando, gritos ahora.

Sonidos de pasos
puertas que se cierran
televisores encendidos.
Frases: ¡ta filete aquí! ¡vamos, si lo vamos a pasar bien! ¡pero no me quiero parar, me duelen las patas!
Besos de saludo y despedida.
Otra chica llora.
Mis lentes rojos y yo.

Mujeres coqueteando a hombres con pareja.
Hombres coqueteando a mujeres con pareja.
Hombres mirando el culo a mujeres con y sin pareja.

Miradas que desapueban que esté sentada en el suelo.
Miro y, también desapruebo el lugar que ocupo.
Estudiantes con helados del Mc Donalds.

Pareja besándose acaloradamente.
Gente con abrigo. Gente con polera.
Joven subiéndose el pantalón.
Mujer cargando un niño.
Puertas que se abren. Aglomeración y empujones.
Vieja a punto de tropezar con mi pie.
Un par de miradas se abalanzan sobre mí. Pero, mayor es el apuro de su vida rutinaria.

Una rubia embarazada.
Una pareja de ciegos se reconoce en medio de la multitud, (no se como diablos!).
Se besan y tocan con ternura extremadamente efusiva.
Pienso: Eso es el amor. y luego me lo pregunto: ¿Eso es el amor?

Soledad infinita. Desilución y pesar.


La_Lyri_k




p.d: La familia dando una puñalada certera por la espalda, para sumarse al estado crítico.

2 comentarios:

Rodolfo Cares dijo...

MGC.

Sabes que a pesar de todo puedes contar conmigo.

Un beso.
FITO.

Alex dijo...

va...me copiaron el apodo con que la bauticé...
los metros, llenos de gente, siempre son los lugares mas tristes del mundo.